SOBRE EL ODIO de Carlos Javier Corral López, por Raquel Viejobueno

CARLOS GREGORIO

Todos los días muero de asombro, me dije mirando hacia ninguna parte, pero existen días, sin darme cuenta, muero más lentamente tras encontrarme con autores que tallan la palabra con plenitud y al límite de lo que el ser humano siente, tras esas ventanas tan gigantes que tiene el mundo. Les invito a entrar en el poema de   Carlos Javier Corral López, desde Linares, galardonado con el Primer Premio de Poesía de la Asociación Manantial. La poesía desde el límite que soporta la quietud de cada uno de nosotros  e intenta ser un bálsamo que suaviza las asperezas que tenemos que vivir. Un autor que nos transmite el sin fin de sus mundos, una fuente incansable de caminos, donde vamos avanzando dejando lo peor de nosotros mismos, y nos dormimos siento ante todo; magos de la palabra, de su palabra latente.

SOBRE EL ODIO

 

 

Donde lóbregas nubes

descargan sobre la cándida retina

su diluvio de cuervos,

cuervos que con su graznido afilado

arrasan el arrullo del latido

y la textura del poema.

 

Donde las gotas del rocío

tan solo pueden posarse

sobre la hoja de la guillotina

y el pasto del óbito.

 

Donde las estrellas despliegan

su plumaje de hadas

en la noche interminable

de las cuencas vacías.

 

Allí es donde reside el odio.

 

Odio que no sabe de fatigas o declives

odio que no conoce dudas o titubeos

odio cuya cruzada palpita en el púlpito

púlpito del escalofrío y el incendio.

 

Yo te maldigo, pulsión atávica del hombre.

Yo te maldigo, maestre del delirio.

 

Maldigo y maldigo tus ofrendas de afrenta

tus oropeles de sol y tus lunas de alpaca

tu delirio grabado en la losa de la herida

tu tormenta del tormento que no acaba.

 

Mas tus lacayos del trance escarlata

de nuevo se asoman  a la sima del grito

del grito de serafín y de simiente

del grito inocente y desvalido,

celebran el fruto de tu linaje de sierpe

aclaman el despliegue de  tus hordas de espino

y el deslizar perenne, sobre el arriate del tiempo

de tu follaje de sepulcro y de plañido.

 

He visto los fragmentos del paisaje

que fue atravesado por tu anhelo de rayo.

Ahora quiero ver colmada

de cianuro y cicuta tu copa.

 

He visto a las Keres acariciando

tu áspero lomo de ponzoña y daga.

Ahora quiero contemplar tus rodillas

henchidas de plegarias de exilio.

 

 Carlos Javier Corral López.

origenhumano1[1]

Y sonaba la música decaída por RAQUEL VIEJOBUENO

Hemos estado danzando con la igual música décadas enteras, siglos que parecían no terminar y milenios que  se han encadenado perpetuamente unos a otros.  La misma música, cálida y suave en sus inicios, y estruendosa en los momentos en los que el ser humano parece haberse caído de sí mismo.

No es extrañar ver las ilusiones vendidas en puestos de segunda mano, remendadas y escuálidas como pequeños animalejos abandonados en alguna cuneta. No es de extrañar ve, cada día, algún funeral de sueños, donde las plañideras con trata a buen precio para no soltar ni una sola lágrima, ni pura ni impura, simplemente envueltas en el silencio de la desolación, danzando al compás de una música de fondo, que pareciera provenir de un sinfín de memorias y escombros de tiempos.

Hemos estado caminando sobre ínsulas imaginarias, cabalgando entre flores de metal y hombres tatuadas, y aún así, la música continúa en el estado infinitamente sordo, rompiendo cristales, causando histerias, aludiendo tiempos y esculpiendo paisajes pretéritos de desidias y agonía.

Hemos estado, porque hoy, sabemos qué camino conduce al deplorable mundo de la realidad vertiginosa, a la sutil forma de hacer vidas de plástico y comerse las mismas ganas de miserias y escalofríos.

Y seguimos invadiendo centurias de años, intercalando espacios del aquí y del allá, sin ser capaces de volver a alimentar lo que cada uno llevamos tras la sombra social que nos convierte en fervientes ciegos., donde la roca paupérrima de intensidad nos devora entre hielos y escarchas.

Y aquí con los oídos estropeados  y el hueso quebrado, andamos son columna vertebral, donde los sueños caminan sin dolor, y con seguridad, hinchados de todo, menos de futuro y valor.

Y suena la música, igual que en las cavernas olvidadas, hoy aquí, en el hormigón y el tráfico suena la melodía que nos toca, y nos hace temblar en estos mundos ya creados y rotos… tendremos escapatoria sólo cuando comencemos una sinfonía donde la orquesta esté perfectamente sincronizada, como el tic tac de los relojes que marcan el atemporal transcurrir de las centurias.

Raquel Viejobueno

POEMA “ES ELLA” DE WALTER ELIAS ÁLVAREZ BOCANEGRA

1905-10-Odilon Redon - La mort d'Orphée
La mort d’Orphée. Odilon Redon, 1905-1910

 

Es ella

Vigila
vigila sin prisa
me tiene acorralado.
Se asoma por mi almohada
resuella, resuella en mis oídos
y se desliza suavemente
hasta mis pies.
Los acaricia, besa, los abraza
y los besa nuevamente,
disfruta mucho al hacerlo.
Contemplo horrorizado
tengo miedo que los muerda.
Sube lentamente hasta mi rostro
¡los besa!, besa mis orbiculares.
Se pega a mis pupilas
cubriendo de noche mi tarde,
me horrorizo nuevamente,
tengo miedo que las trague.
Vigila sin prisa, me reta,
me conoce demasiado.
Está segura, quizá,
que saldré para encontrarla.
Esta vez no,
no porque ella quiere,
no porque ella quiera.
Tantas veces fui a buscarla
y tantas emprendió la huida
echando a correr cuesta arriba.
Vigila
se asoma por mi almohada
besa mis orbiculares
estruja mi sexo
acaricia mis pies.
Me tiene acorralado.
Es ella,
simplemente ella,
la muerte.

Por Walter Elías Álvarez Bocanegra

 

NUNCA DIGAS NUNCA- ” NEVER SAY NEVER. Por Víctor Donamaría

consejo2

Antes de que cante el gallo me negaras tres veces, dijo el galileo a su sucesor in terram, Pedro, el pescador, el que tiró las redes cuando le vio aparecer en las orillas del Jordán, convencido de que aquel hombre que le había pedido le siguiese, con la enigmática declaración identificativa: “YO SOY QUIEN SOY Y VENGO DE DONDE VENGO”,  con esa declaración tan poco clara, Pedro le siguió, y Pedro le negó, las veces ya dichas.

Paquito Camps, el Curita, en la Plaza de Toros de Valencia, oía, con la vista en el cielo, como no podía ser de otra manera, aquella promesa:

-“Estoy contigo, delante, detrás a tu lado pero estoy contigo, nunca te abandonare.” A Paquito Camps el Curita, los oídos se le hacían chiribitas, ¡Ya estaba salvado! Podría seguir gobernando el Reino del Miguelete los años que hiciesen falta, Mariano se lo había prometido, hasta que…..

Una vez, el Jefe Supremo el Rey de la Tierra Media, Mariano el Corto, dijo refiriéndose a el, y a preguntas de una becaria de periodismo que todos los día le hacia la misma pregunta, acerca de la posible destitución del Presidente del Pais Valencia: “A esa persona de la que Vd., me habla”…. Oída esta entradilla, Paquito Camps el Curita., sabía que estaba defenestrado, y que le quedaba dos telediarios en la presidencia de la Generalitat del Turia.

Pasaron los días, los meses -no muchos- pues la podredumbre no daba a bastos, y otro personaje entró en la escena de la cochambre de la corrupción y del día a día de esta España nuestra Esta España mía, que diría Cecilia.

El inefable Luis Bárcenas, Luisito,el “cabron” -sic- para los antiguos, el contable que entró para echar una mano a Lapuerta y se hizo con la mano el pie, y hasta el edificio entero de los Genoveses.

Y ¡Como no! empezamos e recorrer el trillado camino de los presuntos, “eso se lo dirá Vd, a otras a mi no”, “eso es mentira”, “no hay pruebas, etc etc”. Y la Justicia española con la lentitud acostumbrada de muchos años de falta de medios y de interés en que se arregle, seguía avanzando como una pareja den la Guardia Civil de los tiempos de El Tempranillo, que pasito a pasito lo encontraron en el Himalaya disfrazado de eso que llamaban el Yeti, tardaron cien años, pero lo encontraron.

Nuestro juez, pasito a pasito, como la yenka, uno para adelante y dos para atrás, pero los papeles de Bárcenas vomitaban corrupción por todas sus líneas.

Vino la inefable indemnización en diferido y a plazos y las fotocopias de las fotocopias, etc. oct. Y terminaron con el Sr. Bárcenas en el Trullo y su mujer, casi.

Pero Mariano el Corto, cual galileo, “Soy el que soy y vengo de donde vengo”, le dijo aquello tan consolador, de “Aguanta Luis, quien aguante vence” Seis días después Luis sabia que también le había abandonado, con la de pasta que había proporcionado a Los Genoveses. La periodista que siempre preguntaba, ya era periodista ya no era becaria, si iba a dimitir o expulsar al sr, Bárcenas, oyó la frase condenatoria:
-“Esa persona de la que Vd., me habla”, Luisito, en el trullo de El Goloso, cuando ,lo oyó, sabía que como Paquito el Curita, había sido defenestrado.

Cuando el Líder Supremo se refiere a alguien con eso de “Esa Persona de la que Vd., me habla” y todo el personal de la Organización, dicen que lo desconocen, y dejan de llamarles por su nombre es que han decidido quitarles la escalera y la brocha, incluso la red de protección. Ahí te pudras. Siempre esta actitud, va unida a la de no pronunciar JAMAS,  palabra corrupción, en el momento que entra en vigor lo de “Esa persona de la que Vd., me habla” entra automáticamente en vigor lo de “Esas cosas” para sustituir a “corrupción”

Últimamente, la esperanza blanca del PP, el ungido, el designado, por los dioses del Olimpo, para sustituir al Dios Aznar Zeus, que por irse allá donde se fracasa a las Helades del FMI, El Excmo. Sr. D. Rodrigo Rato, el iniciador de eso que llaman tarjetas Blacks o tarjetas opacas (nos hemos vuelto tan finos para decir tarjetas de estafadores), perdió la posibilidad de ser lo que es MARIANITO El Corto, el Jefe de Todo esto, y mire Vd. por donde en una de estas, se descubre que D. Rodrigo antes de dejar Bankia hecha unos zorros, participó en eso de las Black Cards.

Marinito el Corto, ni corto (y valva la redundancia) ni perezoso lo denomino ante las periodistas que habían empezado de becarias ya gozaban del estatus de periodistas de contratos de una semana, -“Esa persona de la que Vd. me habla” ha pedido la baja en el partido. No dijo que con pedir la baja en el partido se ahorraba la investigación y se quedaba con la pasta afanada.

Don Rodrigo, allá en sus cuarteles de invierno, con su vaso de Whisky on the rocks en la mano, (Chivas Regal of course), se dio cuenta de que no era nadie, habia pasado a la lista de los Impronunciables. Mientras sorbía con deleite y algo de amargura su licor, se preguntaba cuanto tardarían Mari Loli, la Bien Paga o Esperancita la Condesa Consorte a ser denominadas “Esa persona de la que Vd. me habla” Horas, pensó y el Whisky se le atraganto, se le fue por otro camino.

3-11-2014

 

 

 

CAZANDO ESTRELLAS por Raquel Viejobueno.

Cazando estrellas.

Salí al patio de luces para tender la ropa que, húmeda, se dejaba hacer. Miré arriba, un diminuto cuadrado azul blanquecino, era la única entrada de luz y aire. Mi vecina que ansiosa de diálogo, me oyó desde la cocina solitaria, abrió la puerta, y disimulando  no verme, fingió sorprenderse de mi presencia. No me extrañó, ya nada me extrañaba. Comenzó hablar, a contar y a decir, y yo, a escuchar, a callar a asentir. El diálogo no nacía y en ese aborto de comunicación, creí morir antes de haber estado en ese patio de luces. Olía a hambre, a manchas en la piel de los trabajadores, a corrupción en los delantales de los que cocinan para el pueblo, olía a desahucio, a penas y lágrimas que se secan en la piel, y se quedan como barro, como tatuajes de tiempo.

Continué tendiendo mi ropa, colocándola lo mejor posible, y mientras lo hacía me sentí peor que si hubiera estado en la más absoluta soledad.

El abandono social, la indiferencia por los olores que nos estrangulan y nos despojan del significado de ser humanos, me brotaban como un herpes por todo el cuerpo. Mi ropa, que se quemaba de rabia, era ya viejos harapos de un pasado que no quería recordar, y me vecina hablaba, a veces sonreía, decía y contaba, y yo escuchaba, miraba de reojo, callaba. El cuadrado azul pareció ser más pequeño, y el patio de luces más oscuro, y poco a poco cada ropa fue tornándose como figuras rocambolescas de personas olvidadas, vidas de cartón y existencias en alcantarillas. Sentí que era el lugar, ese era mi país y mi territorio, con los mismos olores, las mismas tristezas, y la melancolía de no encontrar diálogo. Mi vecina hablaba, se tocaba los cabellos y hacía que colocaba pequeños objetos, yo iba perdiendo mis identidades, y vi volar mis sueños, escapar entre los ojos mi infancia, y vi a mis vecinos mudos que colgaban en cuadros sus dramas.

Cada vez quedaba menos luz, menos aire, y mi ropa quedó expuesta a un futuro que no vislumbraba, lo único que pude creer, y mientras oía a mi vecina relatar y relatar, fue salir a cazar estrellas, para cosmos-universo-estrellasdejarlas al pie de la frontera de la vida que quería crear y compartir. Ese día salí a cazar estrellas y ya nunca regresé…

Raquel Viejobueno

EL PRIMER RESCATE ESPAÑOL: AÑO 1558, REINANDO FELIPE II. Por Cristófol Miró Fernández

1

“Está consumido y gastado casi todo lo que se puede sacar de rentas ordinarias, extraordinarias, bulas y subsidios, hasta final de 1560”. Palabras de doña Juana de Austria (a la derecha), regente, hermana de Felipe II al padre de ambos, Carlos I de España y V de Alemania, en septiembre del año 1554.

 

 

Carlos I cedía su poder a su hijo Felipe II en Bruselas, en enero del año 1556. Recibía un poder inmenso, sobre los reinos hispánicos, las Indias y Sicilia…en su reino “no se ponía el sol”, pero también debía, junto con la enorme riqueza que poseía, la enorme cantidad de 15 millones de ducados a banqueros y reinos, y aun la cifra era mayor si se tenían en cuenta retrasos y refinanciaciones de la deuda…
Felipe II optó por una decisión radical, pues no ignoraba tampoco las palabras de su hermana, que figuran al inicio de este texto, y decidió una suspensión de pagos general, pero con suficiente tacto como para no ofender a sus acreedores, que le iban a seguir siendo útiles y muy necesarios. Era extraño que un reino tan poderoso y rico estuviera endeudado hasta las cejas, y para saber las razones de este hecho cabe volver un poco antes de Felipe II, a la época cuando Francisco I y Carlos I luchaban por ganar el título de Emperador de Romanos y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y que se les tenía que ser otorgado por los Grandes alemanes a uno o al otro en Aquisgrán, el año 1520.
Carlos I ganó el título, a costa de enormes sacrificios que lastraron la economía española para muchos años después…su rival era un rey más consolidado, Francisco I Valois, pero él era el primogénito de la casa de los Habsburgo y se consideraba con derechos legítimos para conseguir el título doble, aunque era muy joven y solamente llevaba tres años en el cargo de rey…una de cal y otra de arena. Así pues acudió a la vieja idea del Arcipreste de Hita en su Libro del Buen Amor (Propiedades que el dinero ha) o a la idea de Quevedo posterior de Poderoso caballero es Don Dinero…es decir, compró a los electores.
A un precio carísimo. El título de Carlos V de Alemania costó 851.918 florines de oro, que fueron a parar a las arcas del duque del Palatinado (139.000 florines) o del arzobispo de Maguncia (103.000 florines) entre otras arcas. Pero el problema era que Carlos I no tenía tantísimo dinero para llevar cabo su plan, así que hubo que conseguirlo de otras maneras que sacándolo de su Tesoro, y las Cortes de Castilla, Aragón y Cataluña eran muy reticentes a darle un solo florín de oro sin haberlas convencido antes y no era nada fácil hacerlo…
Así pues empezó a hablar con banqueros, básicamente alemanes e italianos, sobre los que sobresalía con luz propia la familia de banqueros alemanes Fugger, de Augsburgo. También participaron de modo marginal banqueros castellanos, y se hizo lo que ahora se llama préstamos sindicados, usando toda la banca nacional para 2salvar una gran empresa en peligro.
El truco salió bien y Carlos I decidió repetir la operación cada vez que necesitaba dinero, lastrando la economía durante los próximos 40 años, jalonados de guerras de guerras y victorias, pero también de facturas a pagar una tras otra.
Ya en 1523 empezaron los problemas y era imposible pagar las facturas que debía a los banqueros que eran sus acreedores. Las voces cada vez eran más altas, y el Emperador cada vez tenía más y más dificultades para pagar lo debido, hasta que en plena campaña de Milán de 1524 a 1526 se negaron a prestarle nada…el Emperador estaba en una situación crítica, Y Jacob Fugger (1459-1525) (a la derecha) era uno de los que más lo presionaba, por lo que optó por una solución de emergencia para calmarlo, una solución desastrosa para sus arcas.
La Corona extraía una gran cantidad de dinero para Hacienda de propiedades como los maestrazgos de la Órdenes Religiosas de Calatrava y otras, y en sus tierras se hallaban las célebres minas de azogue de Almadén, por ejemplo. Todas esas propiedades fueron cedidas a los Fugger para calmarlos, y en vez de ir a parar a la Hacienda de Carlos I, fueron a parar a las arcas privadas de Jacob Fugger, durante más de un siglo, entre 1525 y 1645. Al margen de estas propiedades se hicieron con el control de otras explotaciones mineras de importancia…
La situación era desesperada, así y todo…las ganancias conseguidas un año X servían para pagar las deudas del año anterior, mientras la guerras obligaban a suscribir nuevos préstamos para el siguiente…España, por otra parte, era el granero económico de la Corona. No podían compararse los ingresos conseguidos en España con los conseguidos en los Países Bajos o las Indias en plena conquista. España era la única esperanza de poder pagar las deudas que tenía Carlos I con sus acreedores.
Pero no lo conseguía, cada vez había más y más deudas a pagar y era imposible sacar el dinero necesario para hacerlo de ningún lado, con lo que el Emperador decidió arrendar por subasta la recaudación de rentas que cobraba la Corona…pero tampoco era suficiente. El siguiente paso fueron los juros emitidos por Hacienda. Podían tener un elevado interés del 10% y eran peligrosos para el inversor. Cada juro dependía de un impuesto a cobrar, y si este impuesto fallaba, cobrarlos era muy difícil…por lo que todos los inversores pugnaban por los más seguros y de mejor calidad crediticia…
Sus súbditos españoles eran reticentes a ser las víctimas de las grandezas del Imperio…y las Cortes castellanas ponían cada vez mayores obstáculos a la Corona. Ya en 1529 un texto castellano reza: Las necesidades del Imperio y de otras tierras, que no son España ni están a ellas sujetas, no se podrían justamente pagar con lo de España, ni imponerlas a España; únicamente no teniendo ellas para defenderse, y sobrando en Castilla, podría se decir que en “in subsidium” se pudiese pedir, pero no tal que pusiese en necesidad a Castilla”.
Entre 1532 y 1542 los tesoros llegados de América permitieron a 3Carlos I que sus arcas tuvieran una salud desconocida, pero a partir el 1542 una nueva guerra con Francia volvió a complicar las cosas, y en 1544 la guerra con Francia se vio sustituida por la guerra contra los luteranos tras el Concilio de Trento (a la derecha)…y el Emperador tenía ya muy mala fama, pues cada vez cumplía menos con el pago de sus deudas a sus acreedores. Tras las guerras luteranas los intereses por los préstamos subieron del 28% al 48%…una presión intolerable…y cada vez menos banqueros estaban dispuestos a prestarle dinero…
Tras la Paz de Augsburgo, Carlos V decidió abdicar, y Felipe II se encontró ante un aterradora deuda de 15 millones de florines a pagar, sin contar los intereses de demora, y decidió cortar por lo sano…
Nunca antes se había hecho algo así y muchos banqueros, entre ellos los Fugger, perdieron millones de florines, pero además marcó el camino para que otros reinos como Francia o Portugal lo repitieran cuando estaban demasiado endeudados. Pero Felipe II no quería dejar de pagar a sus acreedores, por lo que reestructuró la deuda. Cambió los juros por los juros perpetuos, por la que a cambio de que el Reino jamás amortizara el capital principal, a los inversores se les pagaba a un interés más alto que el 10%, a perpetuidad. Además, se aplicaba una quita, o el perdón de una parte de lo que se le debía para cobrar el resto de lo debido.
Felipe II se libró así de la montaña de deudas legada por su padre, pero más tare él mismo hizo una propia, declarando dos suspensiones de pagos más durante su reinado…demostrando que la economía gobierna sobre la política de manera indiscutida y nunca de modo inverso.

Autor: Cristóbal Miró Fernández.

 

 

 

HOMENAJE A ANTONIO MACHADO EN BIGASTRO (ALICANTE)

Foto: Publicado en INFORMACIÓN  de Alicante<br />
Bigastro homenajea a Machado en el 75 aniversario de su muerte<br />
El auditorio acoge una jornada en recuerdo del escritor con lecturas de poemas y actuaciones musicales<br />
i. j. iniesta 27.10.2014 | 04:15<br />
Imagen del homenaje a Machado ayer en Bigastro.<br />
Imagen del homenaje a Machado ayer en Bigastro. TONY SEVILLA</p>
<p>Poetas, escritores y admiradores de toda la provincia se dieron cita ayer en el auditorio municipal Francisco Grau de Bigastro para homenajear a Antonio Machado en el 75 aniversario de su muerte en 1939. Personajes del mundo de la cultura en la provincia y seguidores del escritor y familiares de Machado participaron en este acto que comenzó con la actuación musical de Antonio Larrosa, cantante alicantino. Después, dio comienzo una charla coloquio que contó con Manuel Álvarez Machado (sobrino/nieto del escritor) y Jesús García Moreno como ponentes.</p>
<p>El acto sirvió para repasar la vida y obra de uno de los autores más destacados de su generación en España, y que a día de hoy aún sirve de referencia e inspiración para muchos autores, además de ser un referente en el ámbito cultural español.</p>
<p>La jornada estuvo amenizada por otras actuaciones musicales, como la del guitarrista flamenco Fraskito, que amenizaron el homenaje con diferentes estilos.</p>
<p>Además, y como no podía ser de otra manera, diversos poetas levantinos como Ana Esmeralda Recuenco, José Salieto, Helena Vilella, Yoosset Huelva, Inma Escobedo y Angelina Jiménez, quisieron participar en el homenaje ofreciendo a los asistentes los fragmentos más de la obra de Machado.</p>
<p>El acto se enmarca dentro de otras iniciativas que se han ido extendiendo por diversas ciudades de todo el país como Segovia, Móstoles, Madrid y Ciudad Real, organizados por la editorial que está recopilando las obras del escritor y sacando a la luz otras inéditas a través de sus documentos personales

 

Publicado en INFORMACIÓN de Alicante
Bigastro homenajea a Machado en el 75 aniversario de su muerte
El auditorio acoge una jornada en recuerdo del escritor con lecturas de poemas y actuaciones musicales
i. j. iniesta 27.10.2014 | 04:15
Imagen del homenaje a Machado ayer en Bigastro.
Imagen del homenaje a Machado ayer en Bigastro. TONY SEVILLA

Poetas, escritores y admiradores de toda la provincia se dieron cita ayer en el auditorio municipal Francisco Grau de Bigastro para homenajear a Antonio Machado en el 75 aniversario de su muerte en 1939. Personajes del mundo de la cultura en la provincia y seguidores del escritor y familiares de Machado participaron en este acto que comenzó con la actuación musical de Antonio Larrosa, cantante alicantino. Después, dio comienzo una charla coloquio que contó con Manuel Álvarez Machado (sobrino/nieto del escritor) y Jesús García Moreno como ponentes.

El acto sirvió para repasar la vida y obra de uno de los autores más destacados de su generación en España, y que a día de hoy aún sirve de referencia e inspiración para muchos autores, además de ser un referente en el ámbito cultural español.

La jornada estuvo amenizada por otras actuaciones musicales, como la del guitarrista flamenco Fraskito, que amenizaron el homenaje con diferentes estilos.

Además, y como no podía ser de otra manera, diversos poetas levantinos como Ana Esmeralda Recuenco, José Salieto, Helena Vilella, Yoosset Huelva, Inma Escobedo y Angelina Jiménez, quisieron participar en el homenaje ofreciendo a los asistentes los fragmentos más de la obra de Machado.

El acto se enmarca dentro de otras iniciativas que se han ido extendiendo por diversas ciudades de todo el país como Segovia, Móstoles, Madrid y Ciudad Real, organizados por la editorial que está recopilando las obras del escritor y sacando a la luz otras inéditas a través de sus documentos personales

 

NO ES CONVENIENTE SOÑAR CON LA REALIDAD. Por Víctor Donamaría

Origen sueños

 

Aquella nefasta mañana, como casi todas, entró en el VIP de la Calle Ortega y Gassset, esquina Velázquez, ni por lo más remoto podía imaginar que esta tonta, acostumbrada decisión, en esa determinada mañana, de tomar un café, en dicho lugar y en tan nefasto momento, iba a volver su vida del revés para los restos. Como si el tobogán en que se deslizaba su vida últimamente ¿Un año, dos? fuese hacia un fondo sin fin, y estuviese a punto de alcanzarlo.

La intervención del maldito esmarfone y del maldito café cuyo aroma percibía, también influyeron.

Degustaba el último sorbo de su café, en la barra, cuando percibió a su lado un teléfono móvil (no le gustaba la palabra móvil, pero se había impuesto, prefería digital pero…). Supuso que lo había dejado olvidado el hombre que instantes antes estaba junto a él, de aspecto ejecutivo, lo cogió, trato de alcanzar a su dueño antes de llegar a la puerta, pero no lo consiguió, le vio desaparecer entre la lluvia otoñal madrileña y la puerta de un taxi, hizo gestos pero no consiguió atraer la atención del apresurado propietario del moderno teléfono extraplano.

Guardó el artilugio distraídamente en el bolsillo de su abrigo y por esa distracción y del maldito café (que después de todo no era tan bueno y menos en un VIP), tuvo el fatal conocimiento de que su Albertina, la mujer que le juró amor eterno, mientras la eternidad durase, ya no le amaba y le era infiel.

Y todo en medio de la crisis y de las preferentes, ya dijo aquello de las desgracias que nunca venían solas.

El teléfono sonó en su bolsillo, cuando iba camino de la calle para coger el taxi que la había de llevar al Ministerio. Creyó que era el suyo, sin advertir que su música predeterminada no sonaba, era otra, parecida al Aleluya, (valiente estupidez pensaría más tarde). Contestó con un apagado “Diga”….

Una voz femenina, muy familiar, pero que muy familiar, le decía a un tal Luis Enrique:

“Te llamo solo para recordarte que según hemos acordado (¿Cuándo, se preguntaba tiempos después), estaría en el Aeropuerto de Barajas Terminal 2 Salidas a las 12, en el embarque de la Compañía BEA”.

También le decía (¿Por qué se encontró el teléfono se preguntaba más tarde?), que estaba impaciente por encontrase al fin con él, pues no aguantaba ni un segundo más seguir viviendo con ese necio de su marido, que no aguantaba su ética trasnochada, no aguantaba su dedicación al trabajo como un apostolado, su exagerada afición al cine, su espera interminable de la revolución pendiente que había de cambiar el mundo, y él era socialista, le ponía de los nervios su republicanismo a prueba de bomba, que no compaginabas con la importancia de su puesto, que no se comportara como le correspondía. No aguantaba su pose de intelectual, en resumen, ¡No aguantaba nada de el!

Por culpa del maldito teléfono y del café, tuvo la atroz certeza de que empezaba su calvario, pues SERIA IMPOSIBLE OLVIDARLA CON LO FACIL QUE FUE AMARLA.

Dio orden al taxi de dirigirse al aeropuerto de Barajas, con la esperanza de convencer a Albertina de que volviese con él, pero cuando llegaba a la altura de Ciudad Lineal, llegó a la conclusión que no lo conseguiría y lo que era peor, que llegaría tarde al Ministerio de Economía donde debía demostrar, que España tenía que aceptar el “mini rescate” que la UE proponía, debía demostrar que aquello de las preferentes y de los bonos convertibles, de las hipotecas basura, de las hipotecas con techo y sin él, nos había llevado a la ruina. Los escesos sin ton ni son, la desmesurada carrera hacia la nada, nos habia llevado a la ruina en la que nos encontrábamos. Albertina seria más feliz con ese Luis Enrique.

Le dijo al taxista que diese la vuelta y se encaminase al paseo de la Castellana 144.

Cuando se levantó, esa mañana, le costó trabajo, había tenido una mala noche, aquella pesadilla, no le dejó conciliar el sueño. ¡Con el día que le esperaba!

Entro en la cocina, donde Albertina terminaba de hacerle el zumo de naranja acostumbrado y terminaba de acicalarse, a toda prisa. Estaba guapa esa mañana.

-¿Qué te ha pasado esta noche?, menuda nochecita no parabas de moverte.

-He tenido una pesadilla de lo más raro, ya te explicare esta noche, (no sabía porque dijo lo siguiente) “_Si vienes esta noche”

-¡Estas muy raro, que cosas dices!, ¿Cómo no voy a estar?

-Mientras bebía el zumo, apoyo la mano en la mesa de la cocina y lo hizo encina de un teléfono móvil, al hacerlo presionó sin intención, la tecla que da acceso a la última llamada, miró el móvil, y vio la imagen del hombre que había a aparecido en su sueño con el nombre de Luis Enrique.

-Albertina su esposa, le preguntaba, mientras miraba en su bolso,: -¿Has visto por ahí mi teléfono móvil?

-Si toma, creo que es este, (le alargo el teléfono por encima de la mesa, mientras con el dedo pulgar pulsaba la tecla que hacía desaparecer la última llamada.

-¡Bueno cariño, hasta la noche y que te vaya bien en la reunión, espero que cuando vuelvas aun exista España,- dijo con un exceso de humor negro.

-Yo también espero que existan España y tu,( aunque esto último ella no lo oyó, o simuló no oírlo).

En el ascensor se miró las palmas de las manos, había visto una pelicula americana de Leonardo di Caprio, en la que decía un personaje experto en sueños, que a las personas con las que sueñas, nunca se les aprecian los dedos de las manos.

¡Maldita sea tenia los diez dedos!

 

2-10-2014

 

Login

Contraseña perdida?